Seleccionar página
Sostener y soltar

Sostener y soltar

Estabas en la cama, despertando cada día de un sueño profundo y hablando, a tu manera, con la nebulosa de gestos y sonidos que a duras penas escapaban de la parálisis que te amarraba. Tu cerebro era un campo de batalla con demasiados vacíos que la enfermedad dejaba a...